Nuestro Pan Diario “Fortalece mis manos”

Nuestro Pan Diario “Fortalece mis manos”

568
Compartir

Fortalece mis manos

Leer: Nehemías 6:1-9

… Ahora, pues, oh Dios, fortalece tú mis manos. Nehemías 6:9

A Lee Kuan Yew, el primer Primer Ministro de Singapur, se le atribuye la situación actual de ese país.
Durante su liderazgo, la nación se enriqueció y prosperó, y se convirtió en una de las más desarrolladas de Asia. Cuando le preguntaron si alguna vez había pensado en retirarse al enfrentar críticas y desafíos durante los numerosos años que había servido en el gobierno, respondió:
«Es un compromiso de por vida».

Nehemías, quien encabezó la reconstrucción de los muros de Jerusalén, se negó a abandonar la tarea. Enfrentó insultos e intimidación de parte de diversos enemigos, e injusticias de su propio pueblo (Nehemías 4–5). Los enemigos incluso insinuaron que tenía intereses personales (6:6-7).
Pero él buscaba la ayuda de Dios mientras hacía todo lo posible para defenderse.

A pesar de los desafíos,
el muro se terminó en 52 días (6:15), pero la labor de Nehemías no había terminado.
Instó a los israelitas a estudiar las Escrituras, a adorar y a cumplir la ley de Dios. Después de gobernar doce años (5:14), volvió para asegurarse de que sus reformas continuaran en vigencia (13:6).
Comprometió toda su vida a liderar a su pueblo.

Todos enfrentamos desafíos y dificultades en la vida.

Pero, así como Dios ayudó a Nehemías, también nos fortalecerá las manos (6:9) por el resto de nuestra vida en todo lo que nos dé para hacer.

Los desafíos de la vida no buscan quebrantarnos, sino inclinarnos hacia Dios.