“Escritores Españoles Olvidados” Cipriano de Valera I

“Escritores Españoles Olvidados” Cipriano de Valera I

517
Compartir

Escritores Españoles Olvidados

Por:   Gabino Fernández Campos

 

Por la fe, el valor y la sabiduría de hombres como Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera, la historia, la literatura y la espiritualidad hispánicas deben la primera Biblia impresa en castellano.
Y aún hoy, con medio centenar de versiones en la lengua de Cervantes,  esta Biblia sigue siendo la más leída.
Cipriano de Valera
Nació en Valera la Vieja Herróbriga, entonces perteneciente al Reino de Sevilla, en 1532, próximo a Frenegal de la Sierra,
hoy parte de Badajoz, España.
Con el grado de bachiller, después de seis años de Filosofía en la Universidad de Sevilla, ingresó en el monasterio de San Isidoro del Campo.
Aceptó La Reforma y salió buscando tierras donde vivir su nueva fe con Antonio del Corro, Casiodoro de Reina y otros.
Enseñó en Cambridge durante una docena de años,
y le fue concedida la titulación necesaria en Teología.
El 21 de febrero de 1563 se incorporó a la Universidad de Oxford como Maestro en Artes.
Para algunos, Cipriano fue el más diligente y prolífico
de todos los escritores adheridos a la causa
reformada española.
Sólo su gran actividad literaria, con trabajos originales
o traducciones de textos tan importantes como la Biblia
y la Institución de la Religión Cristiana de Juan Calvino,
le han salvado de caer en el olvido total.
En el año 1557 huyó a Ginebra junto a Casiodoro de Reina y otros 16 monjes para librarse del Tribunal de la santa inquisición, que llegó a quemarlo en efigie en 1562 y le colocó en el “Indice de Libros Prohibidos”,
como autor de primera clase.
Durante un breve tiempo residió en Ginebra, para luego instalarse definitivamente en Londres, Inglaterra, al subir al trono Isabel I, para establecerse allí definitivamente.
Viajó a Holanda por un corto período de tiempo
para dirigir la impresión de la segunda edición de La Biblia del Oso,
revisión en la que había trabajado durante veinte años.
Se desconoce con certeza la fecha de su muerte,
pero se piensa que tuvo lugar en 1606,
en Londres, Inglaterra.