“Nuestro pan diario” Ponerse al lado

“Nuestro pan diario” Ponerse al lado

197
Compartir

Ponerse al lado

Leer: Éxodo 17:8-16 

… Aarón y Hur sostenían [las] manos [de Moisés], el uno de un lado y el otro de otro… (v. 12).

L os 30 compañeros de quinto grado y sus padres miraban mientras Mi’Asya caminaba nerviosa hacia la plataforma para hablar en la ceremonia de graduación. Cuando el director acomodó el micrófono a la altura de la niña, ella se puso de espaldas a la audiencia. La multitud susurraba palabras de ánimo: «Vamos, querida, puedes hacerlo». Pero Mi’Asya no se movió. Entonces, una compañera pasó al frente y se paró junto a ella. Con el director de un lado y su amiga del otro, los tres leyeron juntos el discurso. ¡Qué hermoso ejemplo de respaldo!
Moisés necesitó ayuda y respaldo durante una batalla contra los amalecitas (Éxodo 17:10-16): «Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec» (v. 11). Cuando Aarón y Hur vieron lo que sucedía, se pararon al lado de Moisés, «el uno de un lado y el otro de otro», y le sostenían las manos cuando se cansaba. Con el respaldo de ellos, al amanecer llegó la victoria.
Todos necesitamos respaldarnos mutuamente. Como miembros de la familia de Dios, tenemos innumerables oportunidades de animarnos unos a otros en nuestro andar de fe. Además, Dios está en medio de nosotros concediéndonos su gracia para hacerlo.

¿A quién puedes ayudar hoy? Si necesitaras ayuda, ¿a quién podrías pedírsela?

Una chispa de ánimo puede encender la esperanza.