Nuestro pan diario: ¿Reparar o reemplazar?

Nuestro pan diario: ¿Reparar o reemplazar?

448
Compartir

¿Reparar o reemplazar?

Leer: 2 Corintios 5:14-21

… si alguno está en Cristo, nueva criatura es… (v. 17).

Era hora de arreglar los marcos de las ventanas de nuestra casa. Entonces, los raspé, los pulí y rellené los agujeros en la madera para, luego, poder pintarlos. Después de todos mis esfuerzos, incluidos una capa de pintura base y de otra demasiado costosa, el marco quedó… bastante bien, pero no parecía nuevo. Solo se vería nuevo si cambiaba la madera vieja.

Está bien tener un marco de ventana dañado por el clima que luzca «bastante bien» a nuestros ojos. Sin embargo, cuando se trata de un corazón dañado por el pecado, no basta con tratar de remendarlo. Desde la perspectiva de Dios, necesitamos que todas las cosas sean hechas nuevas.

Esta es la belleza de la salvación por la fe en Cristo. Él murió en la cruz como el sacrificio por nuestro pecado, y resucitó de los muertos para demostrar su poder sobre el pecado y la muerte. El resultado es que, a los ojos de Dios, la fe en la obra de Cristo nos hace una «nueva criatura» (2 Corintios 5:17) y reemplaza lo antiguo con una «vida nueva» (Romanos 6:4). Al mirar a través de Jesús y su obra en la cruz por nosotros, el Padre nos ve nuevos y sin mancha.

Nosotros no podemos arreglar el daño que nos hizo el pecado. Debemos confiar en Jesús como Salvador para que nos dé una vida nueva.

Solamente Jesús puede darte una vida nueva.

Padre, gracias por darme vida nueva en Cristo.