OH DIOS SE TU MI VISIÓN

OH DIOS SE TU MI VISIÓN

552
Compartir

¡OH DIOS¡ SE TÚ MI VISION

Por Cesar Vidal


Si este mundo discurriera de acuerdo a la visión de Dios
y no a la de los hombres que incluso a veces pretenden que lo representan, sería un lugar infinitamente mejor.

Nuestra vida, seamos conscientes o no de ello
discurre de acuerdo a la visión que tenemos.
Esa visión puede ser, en ocasiones, sensata y madura,
pero no es menos cierto que puede resultar también egoísta,
fría, enloquecida o cruel.

 Al final, según sea nuestra visión será nuestra existencia.
Quizá por eso amo tanto este himno.
En él se contiene una petición que repito en mi vida
varias veces a lo largo del día.

 Yo deseo que mi visión sea precisamente la visión de Dios.
Anhelo de todo corazón apartarme de todo aquello que dios abomina y apegarme,
por el contrario, a lo que Él considera puro y bueno.

Esa visión es para mí tan importante que no deseo otra.
Precisamente por eso también, como señala la canción,
hace muchos años que mi tesoro es Él y ni ambiciono riquezas ni tampoco la vanidad que deriva de la adulación.

 Nada de eso tiene valor, pero en Él está encerrada una vida plena en este mundo y en el venidero.
Dios es mi tesoro, el único ser al que rindo culto,
la explicación de toda mi vida y aquel al que profeso el mayor amor.

No se me escapa la manera en que todas mis vivencias son enormemente imperfectas, en que no siempre consigo hacer lo que dios desea de mí y en que mi visión no siempre es todo lo clara y semejante a la suya como querría.

 Pero, a pesar de todo, mi oración, día y noche, sigue siendo la misma: se mi visión porque tú eres mi Señor y mi Rey.

No abrigo la menor duda de que si este mundo discurriera de acuerdo a la visión de Dios y no a la de los hombres que incluso a veces pretenden que lo representan, sería un lugar infinitamente mejor.

¡¡¡Que Dios los bendiga!!!