HIMNO:LA TUMBA LE ENCERRÓ

AUTOR: ROBERT LOWRY
Robert Lowry nació en Filadelfia, [Pennsylvania, Estados Unidos], el 12 de marzo de 1826.

Su afición por la música se exhibió en sus primeros años, como un niño que se divertía con los diversos instrumentos musicales que llegaban a sus manos.

Fue uno de los escritores de himnos más importantes de su época y fue profesor de literatura de la universidad de Bucknell y recibió un doctorado de esa institución. Su mayor interés era el de predicar el cristianismo, pero esto no le impidió escribir y componer la música de numerosos himnos.



A la edad de diecisiete años se unió a la Primera Iglesia Bautista de Filadelfia, y pronto se convirtió en un trabajador activo en la escuela dominical como profesor y miembro del coro.

A la edad de veintidós se entregó a la obra del ministerio, y entró en un ciclo de estudios en la Universidad de Lewisburg, Pennsylvania. A la edad de veintiocho se graduó con los más altos honores de su clase.

En el mismo año de su graduación, ingresó en la obra del ministerio.

Fue pastor en Lewisburg, y  también profesor de bellas letras en la Universidad y recibió el grado de honor en 1875.

Robert Lowry era un hombre de rara habilidad administrativa, un predicador más excelente, un estudiante de la Biblia completa, y  en el púlpito o en la plataforma, siempre un brillante orador e interesante.

Era de una cordial y agradable disposición y una de sus características más llamativas era su alto sentido del humor.

Muy pocos hombres tenían mayor habilidad en pintar cuadros de la imaginación. Ponía emoción a la audiencia con sus vívidas descripciones, inspirando a otros con los mismos pensamientos que le inspiró.

Sus melodías son cantadas en todos los países civilizados, y muchos de sus himnos se han traducido a lenguas extranjeras.

En la primavera de 1874 mientras realizaba su culto en la noche, empezó a meditar en los eventos de la resurrección de Jesucristo y en especial en Lucas 24:6-8

“No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos cómo os habló cuando estaba aún en Galilea, diciendo que el Hijo del Hombre debía ser entregado en manos de hombres pecadores, y ser crucificado, y al tercer día resucitar. Entonces ellas se acordaron de sus palabras.”

De inmediato se dirigió al órgano de su hogar mientras fluían los versos y la melodía de este sencillo himno, pero lleno de esperanza que narra los eventos de la muerte y la resurrección de Cristo.

La tumba le encerró. ¡Cristo bendito!

El alba allí esperó Cristo el Señor.

Cristo la tumba venció;

y con gran poder resucitó;

ha vencido ya la muerte y el dolor;

vive para siempre nuestro Salvador.

¡Gloria a Dios! ¡Gloria a Dios!

El Señor resucitó.

De guardas escapó. ¡Cristo bendito!

El sello destruyó Cristo el Señor.

La muerte dominó. ¡Cristo bendito!

y su poder venció Cristo el Señor.

Robert Lowry, murió en su residencia en Plainfield, Nueva Jersey, el 25 de noviembre de 1899.

 Muerto, sin embargo, sus canciones  se oyen todavía y son de gran bendición al pueblo cristiano.