AUTOR; OSWALD JEFFREY SMITH

HIMNO: GOZO DA SERVIR A CRISTO

Oswald Jeffry Smith nació el 8 de noviembre de 1889 cerca de Odessa, Ontario, como el mayor de los diez hijos de Benjamin y Alice Smith.

Sus primeros años se vieron afectados por la mala salud y una constitución delicada.

 Una vez estuvo fuera de la escuela durante dos años completos después de un ataque de neumonía.

Se dijo de el, que no tenía muchos días más en esta tierra».

 A pesar de las horribles predicciones, sobrevivió a enfermedades aterradoras.

 El 28 de enero de 1906, durante una Cruzada Torrey en Toronto, Smith entregó su vida al Señor y desde ese momento, su ardiente deseo de predicar el evangelio se convirtió en el centro de su vida.

Smith dijo: «Sé tan seguro como estoy vivo, que debo predicar el evangelio. No hay nada más en el mundo para mí».

Debido a su temprana dedicación a difundir el evangelio, Smith se ofreció varias veces al servicio misional, pero su salud frágil impidió su aceptación.

Profundamente decepcionado, se dispuso a adquirir más formación y experiencia.[4]

En 1908 visitó los campamentos madereros, los asentamientos dispersos y las aldeas indígenas en el lejano interior de la Columbia Británica y sirvió como misionero en otras áreas fronterizas de Canadá.

Durante el verano de 1913 ministró como misionero doméstico en Cawood, Kentucky, donde «Dios consideró oportuno darle muchas almas».

 Fue durante ese tiempo de servicio, lejos de casa, que escribió su «triple dedicación»:

1. No pensaré en ningún pensamiento, no diré una palabra y no haré ningún acto indigno de un seguidor de Jesucristo.

2. Daré mi vida por el servicio en cualquier parte del mundo y en cualquier capacidad que Dios quiera que yo trabaje.

3. Me esforzaré por hacer la voluntad de Dios de momento a momento a medida que Él me la revele.

Se preparó para un ministerio posterior mediante el estudio.

 En 1912 se graduó de la Universidad Bíblica de Toronto y en 1915 del Seminario McCormick en Chicago.

 Como parte de su servicio de ordenación por parte del Presbiterio de Chicago, uno de sus himnos «Deeper and Deeper «fue cantado.[4]

Smith, quien era considerado demasiado frágil para ser misionero, se comprometió: «Si no puedo ir yo mismo, enviaré a otra persona».

Oswald Jeffrey Smith se casó con Daisy Billings el 12 de septiembre de 1916 en la Iglesia Presbiteriana Dale, donde ella era diaconisa y él el pastor asistente.

 Daisy fue considerada la amable y generosa compañera que hizo posible la dedicada vida de Smith.

Ella era quien «sostenía las cuerdas», «se detenía por las cosas», sublimando su carrera a la de él.

 En años posteriores, cuando sus hijos crecieron, Daisy a menudo se unía a Smith en sus viajes hasta su muerte en 1972.

Smith dijo que «la oración de intercesión no es solo la forma más elevada de servicio cristiano, sino también el tipo de trabajo más difícil». Creía en tener un tiempo y un lugar regulares para la oración y caminaba mientras oraba para evitar distracciones. Cada decisión de su vida fue guiada por la oración. Más que nada quería ser usado por Dios. Él oró, «Señor, úsame …» «¿Qué debo hacer?» Oró para ser un hombre de oración victorioso, lleno del Espíritu, un hombre rendido de la palabra y con un propósito.

En la Biblia, Smith encontró las calificaciones que enumera en su libro: «El hombre que usa Dios».

 La oración fue un componente importante. En el libro, Smith dice: «La oración predominante, la oración de dolores de parto como la que conoció Jesús, conducirá a que Dios sea glorificado en su ministerio».

Además de su trabajo en Toronto, Vancouver y un año como Superintendente de la Iglesia Alliance en Canadá, Smith se fue a Los Ángeles en 1927 como ministro del Gospel Tabernáculo, otra iglesia de la Alianza.

En 1928 sintió firmemente que su llamada era a Toronto y la familia regresó las 3000 millas en un nuevo automóvil Nash.

 Smith explicó: «Sabía que no estaba en el lugar correcto … Quería servir a Dios y servirle en el lugar donde Él me tendría. Es así de simple».

Varios edificios y ubicaciones siguieron a medida que se desarrollaba su visión de una iglesia interdenominacional dedicada a las misiones y la adoración.

En 1933, Smith formó la iglesia «The Peoples Church» la cual pastoreó hasta el 1 de Enero de 1959 dejándole el relevo a su hijo Paul, quién continuó el ministerio hasta 1994; sin embargo, Smith mantuvo el cargo de Ministro de Misiones y permaneció activamente involucrado en el trabajo de la iglesia.

Smith consideró que la capacitación y la educación para el ministerio eran esenciales. Él mismo leyó y fue influenciado por muchos protestantes prominentes: WesleyLuteroSpurgeon

Finney, y Brainerd, el «hombre de oración».

Otros, a su vez, fueron alentados por él y su enfoque decidido.

Murió el 29 de enero de 1986 a la edad de 96 años, su viejo amigo Billy Graham predicó en su funeral.

Cuando Smith murió, llegaron los elogios. Por ejemplo, Billy Graham dijo:

«Perdí a un querido amigo, el hombre que tuvo más impacto en mi vida que cualquier otro: un gran predicador, un gran compositor, un hombre que está a la altura de Moody y Torrey. Como estadista misionero fue único, no había otro igual «.

Además, la Compañía Revell dijo:

«Hay fuego en sus huesos. Los que le han oído, han visto fuego en su corazón, en sus ojos, en su discurso; un fuego que ha saltado para prenderles fuego».

La música siempre jugó un papel importante en el ministerio de Smith y en el programa continuo de The Peoples Church.

Uno de los primeros pasos de Smith al comenzar un nuevo trabajo fue tener un director musical capaz para que un coro y una orquesta equilibraran el programa de predicación evangelística.

 Smith sintió que la música no solo sería una forma de adoración en sí misma, sino que marcaría el tono del servicio y animaría a los oradores.

 Además Smith escribió poemas,canciones de gospel y 1200 himnos, uno de los cuales, es el que a continuación damos paso a su lectura

GOZO DA SERVIR A CRISTO

Gozo da servir a Cristo,
En la vida diaria aquí;
Gozo y grande alegría,
Siempre El me da a mí.

coro


Gozo hay, sí, en servir a Cristo,
Gozo en el corazón,
Cada día él da poder, me ayuda a vencer,
Y da gozo, gozo en el corazón.

Gozo da servir a Cristo;
Gozo que triunfante está,
En la pena o tristeza,
Cristo en todo vence ya.

Gozo da servir a Cristo;
Aunque solo ande yo,
Es el gozo permanente
Que el Calvario nos logró.

Gozo da servir a Cristo;
Gozo en la oscuridad;
Porque tengo el secreto
De la luz y la verdad.