HIMNO: ARDAN NUESTROS CORAZONES AUTOR: NICOLAUS LUDWIG, VON ZINZENDORF Nicolaus Ludwig, von Zinzendorf , nació en Dresde el 26 de mayo de 1700. De 1710 a 1716 fue alumno del renombrado pietista August Hermann Franke, en laEscuela Real de Halle, donde hizo grandes progresos tanto en el saber como en la piedad, ocupando muchas de sus horas de ocio en la composición de himnos, para los que tenía un don extraordinario.  Fundó entre sus compañeros de escuela una sociedad religiosa, llamada «La Orden del Grano de la Semilla de Mostaza», destinada a extender el reino de Cristo, especialmente entre los paganos.  En 1716, su tío y tutor, el general Zinzendorf, lo envió a la Universidad ortodoxa de Wittenberg para estudiar derecho, algo que el no quería pues su deseo era estudiar Teología.  Su propia preferencia era la divinidad, cuyo conocimiento encontró tiempo para cultivar.  Aquí también escribió muchas letras sagradas y buscó todos los medios para promover la práctica de la piedad. En 1731 Zinzendorf renunció a todos los deberes públicos y se dedicó al trabajo misionero.  Viajó extensamente por el continente, Gran Bretaña y América, predicando a»Cristo, y a este crucificado», y organizando sociedades de hermanos moravos. Habiendo completado el curso de estudios, dejó la Universidad y pasó dos o tres años con un tutor privado visitando las principales ciudades de Holanda, Francia y Suiza.  El “Ecce Homo”, en la pinacoteca de Düsseldorf, con su inscripción: “Todo esto he hecho por ti; ¿Qué haces tu por mí? lo impresionó profundamente: «Desde este momento», dice, «tuve una sola pasión, y esa era Él, solo Él». El erudito y piadoso Philipp Jakob Spener,  Capellán de la Corte, con 66 años, el padre del pietismo, fue su padrino; y Franke, el fundador de la famosa Casa huerfana, en Halle, fue durante varios años su tutor. En 1731 Zinzendorf renunció a todos los deberes públicos y se dedicó al trabajo misionero. No es frecuente que la sangre noble y las riquezas mundanas se alíen con la verdadera piedad y el celo misionero. Sin embargo, tal fue el caso del conde Zinzendorf. Viajó extensamente por el continente, Gran Bretaña y América, predicando a»Cristo y a este crucificado», y organizando sociedades de hermanos moravos. Recibió una licencia para predicar de la Facultad de Teología de la Universidad de Tubingen en 1734; fue ordenado obispo de los Hermanos Unidos, habiendo fijado en junio de 1736 su domicilio en Marienborn donde John Wesley lo visitó en julio 1738.  En Londres, adonde llegó el 20 de enero de 1737, se reunió con Charles Wesley, Whitefield y otros hermanos de ideas afines, sobre quienes ejerció una poderosa influencia.  
Un bosquejo adecuado de la vida y el trabajo de este hombre notable excedería con creces los límites de nuestro espacio
El primer himno de Zinzendorf fue escrito en Halle en 1712, y el último en Herrnhut, el 4 de mayo de 1760
El 7 de septiembre de 1722 se casó con la condesa Erdmuthe Dorothee, , una dama en la que encontró una compañera muy agradable.  Tuvo 12 hijos, pero solo uno sobrevivió hasta la edad adulta Tanto su esposa como su hijo también escribieron himnos para la comunidad morava. Después de la muerte de la condesa, Zinzendorf se casó con Anna Nitschmann  

 La himnología le debe mucho al CONDE ZINZENDORF.

 Fue el fundador y patrocinador más eficiente de la Sociedad de los Hermanos Unidos, comúnmente conocidos como moravos,  también fundó la comunidad religiosa de Herrnhut.

 Poseedor de un notable don poético, se convirtió, en el tema de las letras sagradas, para los Hermanos lo que Isaac Watts ya se había convertido para los inconformistas de Inglaterra, y Charles Wesley para los metodistas.

 Sin embargo, tal fue el caso del conde Zinzendorf.

Su alta cuna, su gran fortuna, su distinguida posición social, sus eminentes talentos y sus grandes logros literarios, así como su ambición, fueron subordinados al único gran deseo y objetivo de su alma ardiente: el avance del reino de Cristo en la tierra.

Herrnhut, con todos sus dispositivos y organizaciones para la difusión del Evangelio, es el fruto de su benevolencia y celo piadoso.

 La “Semilla de Mostaza” que plantó allí en 1722 se ha convertido en un gran árbol y ha extendido sus ramas sobre la tierra.

Muchos de sus himnos son dignos de mención y se distinguen por cierta noble sencillez, verdadera dulzura, gracia lírica, fe inquebrantable en la gracia reconciliadora de Cristo, consagración, voluntad de gastar y ser gastado en el servicio del Maestro, y ferviente amor fraterno.

   Escribió más de 2000 himnos, algunos muy valiosos , llenos de la dulzura del Evangelio y el fervor santo,  entre los que se encuentran:–TU PALABRA ES DIVINA Y SANTA—TU SANGRE OH CRISTO, Y TU JUSTICIA,–CRISTO SALVADOR, SE TU MI GUIADOR—ARDAN NUESTROS CORAZONES entre tantos.

 
Zinzendorf murió en Herrnhut el 6 de mayo de 1760.

A continuación damos paso a la lectura del himno; ARDAN NUESTROS CORAZONES

¡Ardan nuestros corazones adorando al Salvador
Y en amor ferviente unidos, ¡busquen paz en el Señor!
De su cuerpo somos miembros, de su luz reflejo fiel:
Entre hermanos es Maestro,
suyos somos, nuestro es él

¡Renovad el santo pacto, y acercaos al Señor,
Prometed a quien os salva fe, lealtad y puro amor
 Y si un día vacilara vuestra parte en esa unión,
A Jesús clamad, oh fieles, por firmeza y por fervor

Oh, Amor, tú has ordenado que arda nuestro Corazón;
Vivifica nuestras almas, líbralas de confusión.
¡Prende tú la llama viva del amor que así unirá
A los hijos que ha engendrado nuestro Padre Celestial!