HIMNO: DIOS DESCENDIÓ Y DE GLORIA ME LLENÓ

AUTOR: JOHN WILLARD PATERSON

John Willard Paterson nació el 1 de noviembre de 1921 en una humilde granja de Kansas, Estados Unidos de América.

 Había una gran colonia sueca en esa ciudad y John Peterson nació en un hogar de ascendencia sueca.

John era el más joven de una familia de siete, todos los cuales tenían talento musical. 

Charles Nelson,

 el abuelo,

 tuvo una tremenda

influencia en

 el niño John.

 Un hombre muy piadoso,

nunca dejó

 que su hábito

de tres veces

 al día se detuviera

 en medio de

 sus tareas,

cantar un himno,

 leer un pasaje bíblico

 y orar,

todo en el idioma sueco.

Este ejemplo de fe

 impresionó a todos,

 pero especialmente

 al pequeño

John Peterson.

Para honrar a su abuelo, a quien amaba tanto, John escribió un poema y se lo regaló en su 80 cumpleaños.

 El anciano se conmovió y exclamó, tal vez incluso proféticamente: “Juan, un día Dios te usará a ti y a tus talentos”.

A los 12 años, Peterson aceptó a Cristo como su único Salvador. 

Cuando era niño en la escuela secundaria, participó en un programa de «primer año» y lo hizo de manera brillante, ganando una beca para estudiar canto.

En 1944 se casó con Marie Addis, a quien había conocido unos años antes en conferencias de evangelización. 

Pero casarse, para el joven, en ese momento, debido a la Segunda Guerra Mundial, implicaba una separación inevitable y para el joven matrimonio Peterson no fue diferente.

John formó parte de la Fuerza Aérea de EE. UU. y sirvió en China y Birmania.

 Por la costumbre

 que tenía de leer

su biblia temprano

en la mañana

en el cuartel,

se ganó el apodo

de “Diácono”.

John Peterson dice que una experiencia que nunca podrá olvidar es la de un compañero de uniforme que, después de una “charla” sobre el evangelio, dijo:

“Peterson, estoy de acuerdo

con todo lo que dijiste

 y uno de estos días

aceptaré a Cristo

como mi Salvador.”

 Esa misma noche Peterson hizo todo lo que pudo para que su amigo aceptara a Cristo allí mismo, pero fue en vano. 

Al día siguiente, el amigo partió en una peligrosa misión, de la que nunca regresó.

Después de la guerra,

Peterson estudió

 en el Instituto

Bíblico Moody.

 Luego se graduó

del Conservatorio

Americano de Música

en Chicago,

donde se especializó

en composición

de canciones.

En 1955, John Peterson

 aceptó una invitación

 para ser editor musical

en Canto de inspiración,Inc.,

 una de las mayores

editoriales de música

 sacra gospel

de los Estados Unidos.

 Posteriormente,

pasó a ser director

de la misma,

 cargo que ocupó

durante mucho tiempo.

¿Y cómo era este hombre que tanto aportó a la causa de la música sacra evangélica?

Es evidente que la vida del compositor tiene algunas de las características de su música: sencillez, espontaneidad y belleza. 

John Peterson fue,

ante todo,

un hombre que

amaba a Dios. 

Vivió profundamente

su cristianismo.

 Escuchando sus composiciones,

 es fácil ver que no

se preocupaba por

impresionar con temas

 musicales muy desarrollados,

 por complejos que fueran,

 sino que se contentaba

con escribir canciones sencillas

 que sirvieran para

 transmitir un

 mensaje sencillo.

 Realmente escribió

 lo que Dios puso

 en su corazón.

John y Marie Peterson tuvieron tres hermosas hijas, que formaron el “Peterson Trio”, conjunto vocal muy conocido en los círculos evangélicos de otras Américas y que ya cuenta con varias grabaciones de música sagrada.

 Durante su vida escribió más de 1.1000 canciones y 35 cantatas y musicales.

Entre sus cantatas y musicales se encuentran «Noche de milagros»,

«Nacido rey»,

 «No hay amor más grande»,

«Villancico de Navidad»,

 «Viene Jesús»,

«Rey de reyes»,

«Bajo de su gloria»

 y «La última semana».

 » Se han editado y vendido aproximadamente 10.000.000  copias de estas cantatas y musicales.

Su música es amada y cantada en todo el mundo.

El Sr. Peterson compuso más de 1000 canciones individuales, incluidos títulos como: «Se necesita un milagro»  

 «Así que te envío»

«Fuentes de agua viva»

 «Jesús Viene Otra Vez»

 y  “El cielo bajó”

entre muchos otros

El cielo bajo es un himno de origen reciente ya que fue escrito en 1961

Se inspira en un testimonio dado por un anciano llamado Jim en Terrenos de la conferencia bíblica en Pensilvania.

Durante el testimonio habló de su experiencia de conversión.

En el testimonio usó la frase:

«Parecía que el cielo

descendía y la gloria

 llenaba mi alma».

Es esta frase la que inspiró al señor Peterson a escribir una canción usando esta frase más tarde esa semana.

John Willard Peterson escribió más de mil himnos, pero es esta canción la que ha tocado y sigue tocando a millones de cristianos en todo el mundo.

Murió el 20 de septiembre de 2006, a la edad de 84 años tras sufrir un cáncer de próstata.

Es tan dulce confiar y entregar nuestras vidas a nuestro Salvador y Señor Jesucristo, cuando lo hacemos el cielo literalmente desciende a nuestros corazones.

A continuación damos paso a la lectura del himno: DIOS DESCENDIÓ Y DE GLORIA ME LLENO

Día tan grande

no puedo olvidar,
Día de gloria sin par;
cuando en tinieblas
al verme andar,
vino a salvarme el Señor;
gran compasión
tuvo Cristo de mí,
de gozo y paz me llenó,
quito las sombras,
oh gloria a su nombre,
la noche en día cambio.



Dios descendió
de gloria me lleno;
cuando Jesús
por gracia me salvo;
fui ciego y me hizo ver
y en el renacer,
dios descendió
y de gloria me lleno.



Nací de nuevo

en virtud de Jesús

a la familia de Dios;
justificado por Cristo
el Señor,
gozo la gran redención.
bendito sea
mi padre y Dios,
que cuando vine por fe,
fui adoptado
por Cristo el amado,
loores por siempre daré.



Dios desciende
de gloria me lleno;
cuando Jesús
por gracia me salvo;
fui ciego y me hizo ver
y en el renacer, Dios descendió
y de gloria me lleno.



Tengo esperanza
de gloria eternal,
me regocijo en Jesús;
me ha preparado
un bello rincón,
en la mansión celestial;
siempre recuerdo
con fe y gratitud,
al contemplarle en la cruz,
que  sus heridas
me diera la vida,
alabo al bendito Jesús.



Dios desciende
de gloria me lleno;
cuando Jesús
por gracia me salvo;
fui ciego y me hizo ver
y en el renacer,
Dios desciende
                y de gloria me lleno.
cuando en tinieblas
al verme andar
vino a salvarme el señor;
gran compasión
tuvo cristo de mí,
de gozo y paz me llenó;
quitó las sombras,
oh, gloria a su nombre,
la noche en día cambió.