Himnos Cristianos

Himno Firmes y adelante

Firmes y adelante, huestes de la fe Sin temor alguno que Jesús nos ve,
jefe soberano Cristo al frente va Y la regia enseña tremolando está.




La historia detrás del himno

Poema escrito en 1865 por el Rvdo.
Sabine Baring-Gould (1834-1924)

Melodía compuesta en 1871 por Sir Arthur Sullivan (1842-1900)

Este himno fue escrito en 1865 por un ministro de un pueblito en Inglaterra, quien cierta noche escribió este himno para ser usado
 en el acompañamiento de una marcha de niños.

 Este ministro ni se imaginaba que un día este himno sería entonado
por la mayoría del mundo cristiano.

El escritor fue el Dr. Sabine Baring-Gould, ministro de la iglesia Established Church (Iglesia Establecida) en el pequeño pueblo de Horbury, Inglaterra.

Como a veces ocurre con ciertos autores, la grandeza de su obra
eclipsa al autor. Así ocurrió  Sabine Baring-Gould,
escritor del texto del celebérrimo himno

 “
Firmes y adelante 

Baring-Gould fue él mismo un escritor prolífico y se dice que el décimo novelista más popular de su época.

En un momento había más libros que figuran bajo su nombre en la Biblioteca del Museo Británico que cualquier otro escritor Inglés.

Había nacido en 1834 en Exeter,, al oeste de Devon.
 Se convirtió en un obispo en Horbury en Yorkshire.

Fue en Horbury que conoció a Grace Taylor, por entonces apenas una adolescente. Él la envió a una escuela lejos de su casa para que recibiera educación. En 1868 se casó con ella.

La pareja estuvo fue casada durante 48 años hasta la muerte
de Grace en 1916.

¡Habían tenido 15 hijos!

Baring Gould escribió Onward Christian Soldiers mientras estaba en Horbury. Fue sorprendido por su popularidad.


Dijo que apenas había armado el bosquejo de no más de 10 minutos como una pieza ocasional para un desfile de niños.

Regresó a Lewtrenchard en 1881,
 donde fue pastor de una congregación local.

Se cree que publicó más de 200 obras,
Baring-Gould murió en 1924 en Lewtrenchard a la edad de 90 años,
y su cuerpo fue sepultado en su propia iglesia.

La ocasión para la que el himno fue escrito fue que los niños de la iglesia que pastoreaba el Dr. Sabine marcharían al pueblo próximo para unirse a un festival con otra iglesia.

La marcha sería muy bonita, pasarían a través de grandes y verdosos pastizales, los niños podrían admirar las hermosas montañas llenas de ovejas que a distancia parecían simplemente como unas piedras grises.

Y al ministro se le ocurrió que, si los niños tuvieran un himno especial para marchar, entonces la caminata sería mucho más agradable.

El Dr. Sabine empezó a buscar un himno apropiado, pero no encontró uno que fuera con la ocasión. Así es que, justo la noche antes al día que marcharían, el Dr. Sabine se puso a escribir el himno para la marcha.

 Le tomó hasta muy tarde para terminarlo, pero para la próxima mañana «Firmes y Adelante» estaba listo para que los niños lo entonaran.

Los niños lo aprendieron fácilmente y desfilaron hasta el pueblito vecino cantando alegremente el himno.

En aquella ocasión, los niños no tenían la melodía
 que nosotros tenemos ahora.

 La melodía que conocemos ahora fue escrita seis años más tarde
por el Sr. Sullivan, hacia el final del año 1871.
El Sr. Sullivan fue un músico muy talentoso de las Islas Británicas
y su música ejemplar ha contribuido para que este himno
permanezca hasta hoy.

El Sr. Sullivan fue hecho Caballero de la Corte Real por la Reina Victoria de Inglaterra en el año de 1883, en reconocimiento por sus habilidades
y logros musicales.

Así es que, el Sr. Sullivan es mejor conocido como Sir Arthur Sullivan.

En mayo de 1910 se llevó a cabo la Sexta Convención de la Escuela Dominical en el Distrito de Washington, Estados Unidos.

En esa convención se acordó que ese himno se cantaría
en las escuelas dominicales de todo el mundo representadas allí
para el día 22 de mayo de 1910.

Así es que, para esta ocasión, el himno «Onward, Christian Soldiers»
 (Título en Inglés) fue traducido e impreso a más de 100 idiomas y dialectos alrededor del mundo, lo que constituyó un tributo inmenso
 para uno de nuestros grandes himnos de la fe.