Hay un mundo feliz más allá


Sanford Fillmore Bennett nació en Eden,
Nueva York, el 21 de junio de 1836.

Él y sus padres se mudaron a Plainfield, Illinois cuando tenía dos años.

Trabajó en la granja y asistió a la escuela del distrito durante el invierno.
 Era un lector voraz.

A los dieciséis años ingresó en la Academia Waukegon.
Dos años más tarde comenzó a enseñar en Wauconda.

En 1858 ingresó en la Universidad de Michigan, luego se hizo cargo de las escuelas en Richmond, Illinois. Dos años más tarde renunció y se convirtió en editor asociado de The Independent en Elkhorn, Wisconsin.

En 1864 se alistó para combatir en la Guerra Civil americana.
Después de la guerra, regresó a Elkhorn,
abrió una farmacia y comenzó a estudiar medicina.

Se graduó de Rush Medical College en 1874.

Luego se estableció en Richmond, Illinois, y durante veinte años fue un médico exitoso. Mientras vivía en Elkhorn se asoció con J. P. Webster y juntos publicaron numerosas canciones.

 «El anillo grabado», publicado en 1871, era un libro de himnos del cual el Dr. Bennett escribió más de cien. Entre ellos estaba «The Sweet Bye and Bye», » EL DULCE ADIOS Y ADIOS» que ha sido ampliamente utilizado y es probablemente el más conocido de sus himnos.  

En 1860 se casó con Gertrude Crosby Johonnatt de Richmond.
Tuvieron tres hijos.

El Dr. Bennett murió en Richmond, Illinois, el 11 de junio de 1898,
y le faltaron solo unos pocos días para cumplir los sesenta y dos años.

Describió la composición del himno en su autobiografía.

El Sr. Webster, como muchos músicos, era de una naturaleza extremadamente nerviosa y sensible, pasaba períodos de depresión, en los cuales sólo veía el lado oscuro de las cosas en la vida.
Yo lo conocía tan bien que a primera vista podía saber si estaba melancólico, y descubrí que podía sacarlo de su estado dándole una nueva canción
 para trabajar.

Llegó a mi lugar de trabajo [en Elkhorn, Wisconsin],
caminó hasta mi despacho y me dio la espalda sin hablar .

Yo estaba en mi escritorio. Dirigiéndome a él, le dije:

«Webster, ¿cuál es el problema ahora?»

 «No importa», contestó,  
«al final todo irá bien».

La idea del himno me llegó como un destello de luz solar, y respondí:
«!al final todo irá bien! ¿Eso sería un buen himno? «

» Tal vez le pusiese música, «dijo con indiferencia.

 Dirigiéndome a mi escritorio, escribí la letra del himno lo más rápido que pude. Le di la letra a Webster. Mientras leía, sus ojos se encendieron y, acercándose al escritorio, comenzó a escribir las notas.

 Tomando su violín, tocó la melodía y anotó las notas del estribillo.
No pasaron más de treinta minutos desde que tomé mi pluma para escribir
 la letra antes de que dos amigos con Webster y yo cantáramos el himno.

Hay un mundo feliz más allá

Hay un mundo feliz más allá, Donde moran los santos en luz,

Tributando eterno loor, Al invicto y glorioso Jesús.

Coro:

En el mundo feliz Reinaremos con nuestro Señor;

En el mundo feliz Reinaremos con nuestro Señor.

Cantaremos con gozo a Jesús, Al Cordero que nos rescató,

Con Su sangre vertida en la cruz, Los pecados del mundo quitó.

-Coro-

Para siempre en el mundo feliz, Con los santos daremos loor,

Al triunfante y glorioso Jesús, A Jesús, nuestro Rey y Señor.

-Coro-

«No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara,
 ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará;
 y reinarán por los siglos de los siglos.»

(Apocalipsis 22: 5)

JP Webster nació en Manchester, New Hampshire el 22 de febrero de 1819. Desde muy joven expresó interés y talento en la música, formándose con compositores distinguidos como Lowell Mason y George James Webb, incluyendo un curso de conservatorio de tres años en 1840 en Boston.

En algún momento antes de 1859, Webster desarrolló una forma grave de bronquitis que lo obligó a abandonar su carrera de cantante y mudarse, con su esposa e hijos, más al sur y lejos del lago a Elkhorn, Wisconsin. Sin fuerza en su voz para cantar, Webster se centró en componer música. Esta fue una pasión que produciría más de 1,000 canciones,

Por esta época también abrió lo que se consideraba un «salón respetable», que atraía a jóvenes literatos del pueblo con los que tendría futuras colaboraciones musicales. Uno de estos jóvenes era Sanford Fillmore Bennett, quien más tarde escribiría la letra de «In the Sweet By and By».  » en el dulce adios y adios»

Webster permaneció en Elkhorn hasta su muerte el 18 de enero de 1875, a la edad de 56 años. Está enterrado en el cementerio de Hazel Ridge en Elkhorn, donde su epitafio dice: «Joseph P. Webster.

» En el dulce final nos reuniremos «.

Su antigua residencia ahora es el hogar de la Sociedad Histórica del Condado de Walworth, que actúa como museo de Webster y de miles de antigüedades de la época de la Guerra Civil y artículos únicos.