En el Monte Calvario

Historia del himno En el Monte Calvario

No cabe la posibilidad de que exista algún cristiano que no haya sido bendecido por este tremendo himno que fue escrito en 1913
 por George Bennard.

Este hombre, nacido en 1873 en Columbus, en el estado americano de Ohio, primero compuso el tema musical basándose en la cruz de Cristo.

Al parecer leyó todos los pasajes de la Biblia que hablaban de la cruz cuando compuso la música, pero la letra vino un par de semanas después, tras experimentar una crisis en su vida.

La mejor forma de saber cuál fue el proceso de esta composición es leyendo al propio autor, quien en sus propias palabras lo describía así:”

La inspiración vino a mí un día de 1913 cuando estaba en Albion, Michigan. Comencé a escribir “The Old Rugget Cross,” (su titulo original). Compuse la melodía primero. Las palabras que escribí al principio eran imperfectas. Las palabras del himno completo vinieron a mi corazón en respuesta a mi propia necesidad.
 Poco después fue introducido en unas reuniones especiales en Pokagon, Michigan, el 7 de junio 1913.

La primera ocasión en la que se escuchó fuera de la Iglesia de Pokagon fue en el Instituto Evangelístico Chicago.

Allí se presentó frente a una gran audiencia, y poco después llego a ser extremadamente popular a través de todo el país.”

Siguieron a este himno cuarenta y cinco años de ministerio en la vida de Bennard. Durante los mismos compuso muchos otros himnos. Pero ninguno de ellos consiguió llegar a tener tanto impacto entre los creyentes como éste.

Bennard fallecía el 9 de Octubre de 1958 a la edad de 85 años.

Bennard cambió ese día “la cruz por la corona,”
como dice el coro del precioso himno que compuso.

Sus últimos años los vivió cerca de su ciudad natal, en Reed City, Michigan. Allí existe una gran cruz con las palabras grabadas:

”The Old Rugged Cross”- Hogar de George Bennard,
compositor de este amado himno.”

 

EN EL MONTE CALVARIO Nº308

Himnos del Evangelio

Letra de la canción

En el monte Calvario se vio una cruz, 
Emblema de afrenta y dolor. 
Y yo amo esa cruz do murió mi Jesús 
Por salvar al más vil pecador. 

Coro: 
¡Oh! Yo siempre amaré esa cruz. 
En sus triunfos mi gloria será. 
Y algún día en vez de esa cruz, 
Mi corona Jesús me dará. 

Aunque el mundo desprecie la cruz de Jesús, 
Para mi tiene suma atracción. 
Porque en ella llevo el Cordero de Dios 
Mi pecado y mí condenación. 

En la cruz do su sangre Jesús derramó 
Hermosura contemplo en visión. 
Pues en ella el Cordero inmolado murió 
Para darme pureza y perdón. 

Yo seré siempre fiel a la cruz de Jesús, 
Sus desprecios con él sufriré. 
Y algún día feliz con los santos en luz, 
Para siempre su gloria tendré.