«Nuestro pan diario» Limpiar la casa

«Nuestro pan diario» Limpiar la casa

371
Compartir
Close up of female hands with protective rubber gloves scrubbing kitchen floor with brush

Limpiar la casa

Leer: 1 Pedro 1:22–2:5

Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones… (2:1).

Hace poco, cambié de habitación en casa. Me llevó más tiempo de lo que esperaba, porque no solo quería transferir mi desorden; deseaba empezar de cero. Después de horas de limpiar y clasificar —un proceso agotador—, tenía una hermosa habitación donde me entusiasmaba estar.
Mi proyecto me dio una perspectiva renovada de 1 Pedro 2:1: «Entonces, ¡limpien la casa! Descarten por completo la malicia y el fingimiento, la envidia y las palabras hirientes» (The Message, trad. libre). Es interesante que, después de celebrar su nueva fe en Cristo (1:1-12), Pedro animara a los creyentes a desechar hábitos destructivos (1:13–2:3). Cuando nuestro caminar con el Señor parece desordenado y hay tensión en nuestro amor por los demás, esto no debe llevarnos a cuestionar nuestra salvación. No cambiamos nuestras vidas para ser salvos, sino porque ya lo somos (1:23).
Los malos hábitos no desaparecen de la noche a la mañana. Así que, a diario, necesitamos «limpiar la casa» y desechar cualquier cosa que evite que amemos plenamente a los demás (1:22) y que crezcamos (2:2). Entonces, en ese espacio nuevo y limpio, podemos experimentar la maravilla de ser edificados y renovados (v. 5) por el poder y la vida de Cristo.

Padre celestial, ayúdanos a acudir a ti para limpiarnos y renovarnos.

Rechacemos los hábitos destructivos y experimentemos la nueva vida en Jesús.

Compartir
Artículo anteriorLuz en la mañana
Artículo siguienteLuz en la mañana