Dios no hace acepción de personas.

LA VOZ DE SALVACIÓN A TU CORAZÓN