“El Verbo de vida”
… espera disfrutar del tema la intimidad con Dios, por medio del Evangelio de Juan. 

“El Verbo de vida”, es un comentario sobre el Evangelio de San Juan. Como muchos saben, el Evangelio enfatiza a Jesús como el Hijo de Dios, y Juan le presenta con una biografía que existe en la eternidad, antes del principio de todas las cosas. Los expertos nos dicen que Juan escribió su relato sesenta años después de los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas. Estos primeros cuentan los muchos milagros de Jesús, pero Juan explica el significado de todo lo que Él hizo.

Es fácil llegar a la conclusión de que este libro es el más espiritual de todos. ¿Qué otro libro cita una oración del Hijo con el Padre? Al leerla, en el capítulo 17, pisamos tierra santa. El libro de Juan también contiene el versículo más citado de todos… Juan 3:16.

Juan escribió para que sus lectores llegaran a creen en el Señor Jesucristo, y para que creyendo tuvieran vida en Él. Lo que me ocurrió esta vez, mientras meditaba preparando los programas, es que también él, elegido e inspirado por el Espíritu Santo, nos invita a una vida de intimidad con Dios. No creo que haya otro libro de la Biblia comparable a éste, en este sentido.

Reconociendo mi debilidad, indignidad, y falta de capacidad para hacerlo, de todos modos, intentaré enfatizar este principio al presentar los programas. Juan fue el discípulo más cercano a Jesús. Literalmente en 13:23-25, el gran San Pedro tuvo que dirigir su pregunta a Jesús por medio de Juan, que “estaba inclinado en el pecho de Jesús”. Al reconocerlo, uno se siente forzado a aclarar que la relación entre los dos no era en ninguna manera física.

“Todas las cosas son puras para los puros, pero para los impuros e incrédulos nada es puro, pues hasta sus mentes y sus conciencias han sido contaminadas”, dijo Pablo a Tito. Los hombres interpretan la Biblia según sus propias naturalezas, y en estos días de perversidad mundial, podemos esperar las interpretaciones más torcidas que jamás hayan existido en toda la historia. Los mormones, desde sus principios, debido a sus mentes corrompidas, aprobaban la poligamia, basándose en la ridícula idea de que Jesús tuvo dos mujeres. Y… ni quiero repetir las conclusiones de los homosexuales, que tan falsamente pretenden ser “cristianos”, sobre la relación de Juan con Jesús. ¡Estas dos herejías son blasfemias especialmente horribles!

El corazón puro verá en aquella relación el amor más santo y puro. Es el amor incomparable de Dios que supera cualquier amor en este mundo. Hay una intimidad en Dios que es espiritual y eterna, pero la gente que no tiene la mente de Cristo, jamás lo entenderá, e incluso lo malinterpretará.

El Evangelio de Juan te enseña que este amor e intimidad se inician en el corazón de Dios y nos dirigen a estar cerca de Él. Te enseña que Él vendrá otra vez a por los Suyos, porque quiere que estén con Él (14:3). El libro revela Su amor por Sus discípulos y nos hace saber que toda la vida cristiana es motivada por el amor (14:15, 21-23).

Él trata a Sus discípulos como amigos, no como siervos, y lo comprueba al enseñarles todos los secretos del Padre (15:9-16). Concluye diciendo que un amo no trata así a sus siervos. Cristo oró por ellos para que pudieran tener un conocimiento íntimo y divino. No quiere, solamente, que puedan saber de Él, sino que puedan conocer al Padre y al Hijo en una relación personal. “Ésta”, dice Él, “es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesús el Mesías, a quien enviaste” (17:3,9). Este anhelo también sugiere la necesidad de estar en contacto con el Dios de verdad, el Dios de la Biblia. En esta oración vemos que Él asume la responsabilidad de cuidarles para que no se pierdan (v.12), y continúa expresando el deseo de tocar a todos, incluyéndonos a los que vivimos en este siglo XXI (v.20).

Ora por una perfecta unidad que sólo puede ocurrir al estar Él en ellos, como el Padre está en Él, y este gran misterio de Dios en los seres humanos, llamará la atención del mundo (v.23). Expresa otra vez el deseo de que los discípulos estén con Él y, finalmente, para que el amor divino y eterno pueda estar en ellos por medio de Él.

¿Ves a que me refiero al decir que es un Evangelio que nos llama a la intimidad con Dios? Hay mucho más para descubrir acerca de esto mismo, especialmente en los capítulos del 13 al 17, pero tendremos que esperar hasta que nos adentremos en el tema, programa tras programa.

Lowell Brucekner

VISITA LA PÁGINA WEB DEL AUTOR: www.alaentrega.blogspot.com.es 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*