Meditaciones de los salmos «Salmo 59»

LA VOZ DE SALVACIÓN A TU CORAZÓN