«Nuestro pan diario» El don de dar

«Nuestro pan diario» El don de dar

393
Compartir

El don de dar

Leer: Lucas 3:7-14 

Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad… (2 Corintios 9:7).

Un pastor le propuso un desafío inquietante a su iglesia: «¿Qué sucedería si le diéramos a alguien necesitado el abrigo que estamos usando?». Entonces, se sacó su propio abrigo y lo colocó al frente de la iglesia. Decenas de otras personas siguieron su ejemplo. Esto fue durante el invierno, así que el viaje a casa no fue muy cómodo ese día. Sin embargo, para muchas personas necesitadas, esto significó un cálido abrazo.
Cuando Juan el Bautista estaba en el desierto de Judea, le hizo una seria advertencia a la multitud que había ido a escucharlo. «¡Oh generación de víboras!», decía. «Haced […] frutos dignos de arrepentimiento» (Lucas 3:7-8). Sobresaltados, le preguntaron: «¿Qué haremos?». Juan les contestó: «El que tiene dos túnicas, dé al que no tiene; y el que tiene qué comer, haga lo mismo» (vv. 10-11). El verdadero arrepentimiento produce un corazón generoso.
Como «Dios ama al dador alegre», las ofrendas nunca tendrían que basarse en la culpa o la presión (2 Corintios 9:7). Pero, cuando damos con libertad y generosidad, descubrimos que, sin duda, es mucho mejor dar que recibir.

Señor, gracias por bendecirnos de tantas maneras. Perdónanos porque muchas veces damos por sentada tu bondad. Muéstranos qué tenemos que podamos usar para bendecir a otros hoy.

… el que saciare, él también será saciado. Proverbios 11:25