La bella esposa

Leer: Apocalipsis 19:4-9

… han llegado las bodas del Cordero,
y su esposa se ha preparado.

Apocalipsis 19:7

He participado en muchas ceremonias de casamiento.
Por lo general, planeada según los sueños de la novia, cada boda es única.
Pero hay algo similar en todas:
con sus vestidos adornados,
el cabello maravillosamente peinado
y sus rostros resplandecientes,
las novias son el centro de todas las miradas.

Me resulta intrigante que Dios nos describa como su esposa.
Al hablar de la Iglesia, declara:
«han llegado las bodas del Cordero,
y su esposa se ha preparado»

Apocalipsis 19:7

Este concepto es maravilloso para los que se sienten desanimados por la condición de la iglesia.

Mi padre fue pastor, yo pastoreé tres congregaciones, y he predicado en iglesias en todo el mundo.

He aconsejado a pastores y a creyentes sobre problemas graves y perturbadores en las congregaciones.

Pero, aunque la iglesia parezca con frecuencia algo espinoso,
mi amor por ella no ha cambiado.

Lo que sí ha cambiado es mi razón para amarla, y esto se debe, sobre todo,
a reconocer a quién le pertenece:
la Iglesia es de Cristo; es su esposa.

Como es preciosa para Él,
también lo es para mí.

Por más imperfectos que seamos,
¡el amor de Cristo por su esposa
es algo extraordinario!

Cristo ama a su esposa, la Iglesia; por eso, nosotros también
debemos amarla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*