La buena Tierra

Génesis 1:1-10

o también Dios: Júntense las aguas […] y descúbrase lo seco. […] Y vio Dios que era bueno (vv. 9-10).

Mientras giraba alrededor de la luna en 1968, un astronauta del Apollo 8 describió el paisaje lunar como «un horizonte inquietante […], un lugar sombrío y desagradable». Después, la tripulación se turnó para leerle Génesis 1:1-10 al mundo que miraba. Cuando el comandante Borman terminó el versículo 10, «Y vio Dios que era bueno», concluyó: «Que Dios los bendiga a todos en la buena Tierra».

El primer capítulo de la Biblia insiste en dos cosas:

La creación es obra de Dios. La frase «y dijo Dios…» le da un ritmo especial a todo el capítulo. Todo lo que sigue en la Biblia refuerza el mensaje de Génesis 1: Detrás de la historia, está Dios.

La creación es buena. Otra frase que repica suavemente a lo largo del capítulo: «Y Dios vio que era bueno». Mucho ha cambiado desde aquel primer momento de la creación. Génesis 1 describe el mundo como Dios lo quería, antes de cualquier deterioro. Toda la belleza que percibimos hoy en la naturaleza es apenas un eco del estado prístino que Dios creó.

Los astronautas del Apollo 8 vieron la Tierra como una bola de brillantes colores que colgaba sola del espacio. Parecía maravillosamente hermosa y frágil a la vez. Se parecía a verla desde Génesis 1.

Señor, gracias porque toda la creación muestra la obra de tus manos.

«En el principio creó Dios los cielos y la tierra». Génesis 1:1