Nuestro pan diario: Siguen las dudas

Nuestro pan diario: Siguen las dudas

507
Compartir

Siguen las dudas

Leer: Job 23:1-12 

Mas él conoce mi camino… (v. 10).

En 2014, una nave espacial estalló durante un vuelo de prueba. El copiloto murió, mientras que el piloto sobrevivió milagrosamente. Los investigadores determinaron lo que había sucedido, pero no encontraban la causa. El título de un artículo periodístico decía: «Siguen las dudas».
En la vida, experimentamos dolores que no tienen explicación. Algunas catástrofes tienen consecuencias generales, pero otras son personales, y afectan nuestra vida y la de nuestros familiares. Queremos saber la razón, pero las preguntas superan las respuestas. No obstante, aunque luchemos con los «porqués», Dios nos extiende su amor inalterable.
Cuando Job perdió a sus hijos y su riqueza en un mismo día (Job 1:13-19), se hundió en el enojo y la depresión, y rechazó todo intento de explicación de sus amigos. Sin embargo, tenía esperanzas de que, un día, el Señor le explicara. Por eso, en medio de su confusión, dijo: «[Dios] conoce mi camino; me probará, y saldré como oro (23:10).
Oswald Chambers escribió: «Llegará el día en que el toque personal y directo de Dios explicará de manera amplia y sorprendente toda lágrima y perplejidad, opresión y angustia, sufrimiento y dolor, perjuicio e injusticia».

Ante las dudas de la vida, el amor y las promesas de Dios nos ayudan y nos brindan esperanza.

Señor, confío y espero en ti.

Ante las preguntas sin respuestas, el amor de Dios nos brinda ayuda y esperanza.