logo60anios

Mujer argelina podría perder su matrimonio e hijo

La intolerancia religiosa se manifiesta de muchas maneras en el Norte de África. La oposición a la apertura de iglesias en algunas zonas, el ostracismo, el rechazo familiar, la intimidación y las amenazas de los islamistas radicales, la difamación, la indiferencia y la presión en el trabajo son todas las formas de persecución a las que se enfrentan los cristianos en la región. Todos los países del Norte de África tienen mayoría musulmana y en muchos de los países el islam es la religión del Estado. Con frecuencia escuchamos historias de cristianos en el Norte de África siendo maltratados a causa de su fe. La historia de Cherifa* en Argelia es una de estas historias.

Desde el comienzo del Ramadán el 6 de junio de 2016 (el mes islámico de ayuno), la presión sobre los cristianos, especialmente los que todavía viven con sus familias no cristianas, ha sido muy alta. La mayoría de los creyentes del Norte de África en países como Marruecos, Argelia, Túnez y Libia son creyentes de origen musulmán.

Difamados, denigrados, vigilados y señalados, muchos cristianos dicen que se enfrentan a un ambiente cada vez más opresor durante el Ramadán. Por ejemplo Cherifa, que vive en Argelia, sufre en estos días porque su marido le dio un ultimátum por ser creyente de Jesucristo.

Cherifa vive con su marido musulmán desde hace nueve años. Con él tuvo un hijo hace tres meses, después de un largo tiempo esperando un hijo. Gracias a las oraciones de muchos en su iglesia, finalmente quedó embarazada.

Los problemas comenzaron cuando se atrevió a declarar lo que Jesús había hecho por ella. La familia de su marido se enfrentó a ella a causa de eso. Aprovechando el mes de Ramadán, donde crece la dedicación de los musulmanes, su marido se volvió en contra ella de repente.

En primer lugar, la expulsó de la casa de sus padres. Luego empezó a amenazarla e intimidarla y le dio dos opciones: retractarse de su fe en Jesús y volver a casa o el divorcio y la pérdida de su hijo.

«Dios me ha dado un hijo después de nueve años de matrimonio, nueve años de espera para un embarazo. La iglesia oró mucho conmigo para que Dios nos bendijese con este niño. De repente, mi hermosa familia está en mi contra. Mi marido está chantajeándome, me amenaza con el divorcio y la pérdida de mi hijo. Dijo que iba a consultar a un abogado para tomar las medidas legales «, dijo Cherifa a una persona de Puertas Abiertas.

Ahora se encuentra rodeada de hermanos y hermanas que la visitan o la llaman. Cherifa se niega a las exigencias de su marido y su familia. «No puedo renunciar a mi fe, Cristo es todo para mí.» Por supuesto que teme por la pérdida de su matrimonio y su hijo. Ella sabe que no puede confiar en el sistema jurídico de su país cuando su marido realmente pediría la custodia del niño en caso de divorcio. En varios casos similares llevados a los tribunales por los cónyuges musulmanes, la custodia de los hijos se ha asignado automáticamente a los musulmanes.

Sin embargo, en estos casos registrados por la Iglesia Protestante de Argelia (EPA), el cónyuge musulmán era a menudo una mujer. En este caso, es el hombre quien es musulmán y quien quiere divorciarse de su esposa cristiana. EPA está comprometida con la defensa de los intereses de esta joven cristiana en caso de seguir con un proceso judicial.

* Seudónimo utilizado por razones de seguridad.

www.puertasabiertas.org

logo60anios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*