¿QUIÉN ES MI PRÓJIMO?

Cuando alguien le preguntó a Jesús:
“¿y quién es mi prójimo?”
el maestro se limitó a narrar la parábola
del buen samaritano… ¿recuerdan?

Esta historia explicaría por sí sola el significado
de “amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

Sin embargo, el asunto no parece tan claro hoy en día.

“prójimo” es “cualquier persona con respecto a otra”,
“un semejante”, “el otro”, “una persona diferente, distinta, de alguna manera ajena”.

Es curioso descubrir que la palabra “prójimo”
tiene la misma raíz latina que “próximo”

el «próximo», según los diccionarios,
es el que está muy cerca; sinónimo de anterior, posterior, contiguo, vecino, pariente, allegado…

parece ser que prójimo, con el tiempo, se distanció,
hasta independizarse, de próximo,
tanto en la escritura, como en el concepto,
y quizás hasta en la práctica.

“¿quién te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones?”

 (Lucas 10.36).

 El buen samaritano no siguió de largo, pero tampoco se lanzó a perseguir y castigar a los ladrones, no arremetió contra la indiferencia de los religiosos ni pregonó su acto de misericordia.

Simplemente, como era un buen hombre, y estaba cerca, hizo lo que hubiera querido que hicieran consigo mismo.

Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo.